Evaluación del riesgo periodontal

La evaluación del riesgo periodontal determina el riesgo periodontal del paciente para la progresión de la enfermedad y la posterior pérdida de dientes. Según Lang y Tonetti (2003), los siguientes seis parámetros constituyen la base de la evaluación del riesgo periodontal.

El sangrado al sondeo (BOP) se determina mediante un ligero sondeo hasta el fondo de la bolsa con una sonda periodontal estandarizada.

Más …

Se palpan suavemente cuatro puntos por diente (mesio-bucal, medio-bucal, disto-bucal y medio-lingual). Se anota el número de bolsas de 5 mm o más de profundidad.

Más …

A efectos de la presente evaluación de riesgos, una dentición completa comprende 28 dientes (se excluyen las muelas del juicio). Las muelas del juicio que se han desplazado mesialmente hasta el lugar de los segundos molares se cuentan como segundos molares.

Más …

El porcentaje de pérdida ósea se estima a partir de las radiografías de los dientes posteriores. El sitio con mayor pérdida proporciona el valor de pérdida ósea. El nivel óseo de referencia se toma como 1mm apical al CEJ. La pérdida de hueso se calcula aproximadamente en incrementos del 10%. En los casos en los que no se disponga de radiografías periapicales, se pueden utilizar alas de mordida. A efectos de esta aproximación, la pérdida ósea se estima en un 10% por mm.

Más …

Las pruebas más fundadas de la modificación de la susceptibilidad a la enfermedad y/o de la progresión de la enfermedad periodontal proceden de estudios sobre poblaciones con diabetes mellitus de tipo I y de tipo II (insulinodependientes y no insulinodependientes).

Más …

El consumo de tabaco, predominantemente en forma de cigarrillo más que de rapé o masticación, afecta a la susceptibilidad y al resultado del tratamiento de los pacientes con periodontitis crónica.

Más …

Herramienta de evaluación del riesgo periodontal en línea

Empieza aquí…

Porcentaje de sangrado al sondeo (BOP)

El sangrado al sondeo (BOP) se determina mediante un ligero sondeo hasta el fondo de la bolsa con una sonda periodontal estandarizada.

El resultado es un positivo o un negativo dicotómico. La presión aplicada no debe superar los 0,25N (25g).

La BOP se mide en cuatro sitios por diente (mesio-bucal, medio-bucal, disto-bucal y medio-oral). Lo mejor es hacerlo por cuadrantes, primero las mediciones bucales y luego las orales.

La puntuación de la hemorragia por sondeo comprende el número de sitios positivos dividido por el número total de sitios multiplicado por 100.

Número de bolsas periodontales con profundidades de sondeo ≥5mm

Se palpan suavemente cuatro puntos por diente (mesio-bucal, medio-bucal, disto-bucal y medio-lingual). Se anota el número de bolsas de 5 mm o más de profundidad.

Al evaluar el riesgo de progresión de la enfermedad del paciente, el número de bolsas residuales con una profundidad de sondeo de ≥5 mm se evalúa como el segundo indicador de riesgo de enfermedad recurrente en el diagrama funcional de riesgo evaluación. La escala funciona de forma lineal, siendo los valores críticos 2, 4, 6, 8, 10 y ≥12% en el vector.

Los individuos con hasta 4 bolsas residuales pueden ser considerados como pacientes con un riesgo relativamente bajo, mientras que los pacientes con más de 8 bolsas residuales como individuos con alto riesgo de enfermedad recurrente.

Número de dientes perdidos

A efectos de la presente evaluación de riesgos, una dentición completa comprende 28 dientes (se excluyen las muelas del juicio). Las muelas del juicio que se han desplazado mesialmente hacia el lugar de los segundos molares se cuentan como segundos molares.

El número de dientes perdidos de la dentición sin los terceros molares (28 dientes) se cuenta, independientemente de su sustitución. La balanza funciona también de forma lineal con 2, 4, 6, 8, 10 y ≥12siendo los valores críticos en el vector.

Los individuos con hasta 4 dientes perdidos pueden ser considerados como pacientes en una categoría de bajo riesgo, mientras que los pacientes con más de 8 dientes perdidos pueden considerarse en una categoría de alto riesgo. La justificación de esto se debe a la importancia de una mayor pérdida de dientes en términos de preservación de la función de la dentición.

Porcentaje de pérdida ósea en relación con la edad del paciente

El porcentaje de pérdida ósea se estima a partir de las radiografías de los dientes posteriores. El sitio con mayor pérdida proporciona el valor de pérdida ósea.

El nivel óseo de referencia se toma como 1mm apical al CEJ. La pérdida de hueso se calcula aproximadamente en incrementos del 10%. En los casos en los que no se disponga de radiografías periapicales, se pueden utilizar alas de mordida. A efectos de esta aproximación, la pérdida ósea se estima en un 10% por mm.

Al evaluar el riesgo de progresión de la enfermedad del paciente, el grado de pérdida ósea alveolar en relación con la edad del paciente se estima como el cuarto indicador de riesgo de enfermedad recurrente en el diagrama funcional de la evaluación del riesgo .

Factores sistémicos

Las pruebas más fundadas de la modificación de la susceptibilidad a la enfermedad y/o de la progresión de la enfermedad periodontal proceden de estudios sobre poblaciones con diabetes mellitus de tipo I y de tipo II (insulinodependientes y no insulinodependientes ).

Hay que tener en cuenta que el impacto de la diabetes en las enfermedades periodontales se ha documentado en pacientes con enfermedad periodontal no tratada, mientras que, a día de hoy, no se dispone de pruebas claras para los pacientes tratados. Es Sin embargo, es razonable suponer que la influencia de las condiciones sistémicas también puede afectar a la recurrencia de la enfermedad.

Al evaluar el riesgo de progresión de la enfermedad del paciente, los factores sistémicos, si se conocen, sólo se consideran como el quinto indicador de riesgo de enfermedad recurrente en el diagrama funcional de la evaluación del riesgo. En este caso, el La zona de alto riesgo está marcada para este vector. Si no se conocen o no existen, no se tienen en cuenta los factores sistémicos para la evaluación global del riesgo.

Factores medioambientales

El consumo de tabaco, predominantemente en forma de cigarrillo más que de rapé o masticación, afecta a la susceptibilidad y al resultado del tratamiento de los pacientes con periodontitis crónica.

Al evaluar el riesgo de progresión de la enfermedad del paciente, los factores ambientales, como el tabaquismo, deben considerarse como el sexto factor de riesgo de progresión de la enfermedad periodontal en el diagrama funcional de la evaluación del riesgo.

A pesar de la escasez de pruebas disponibles que relacionan el consumo de cigarrillos con el deterioro de los resultados durante el tratamiento periodontal de apoyo (SPT), parece razonable incorporar a los fumadores empedernidos (≥20cigarrillos/día) en un grupo de mayor riesgo durante el mantenimiento.

Mientras que los no fumadores (NS) y los exfumadores (FS; más de 5 años desde que dejaron de fumar) tienen un riesgo relativamente bajo de recurrencia de la periodontitis, los grandes fumadores (HS; definidos por fumar más de un paquete por día) están definitivamente en alto riesgo. Fumadores ocasionales (OS; <10 cigarrillos al día) y fumadores moderados (MS; 10-19 cigarrillos al día) pueden considerarse en riesgo moderado de progresión de la enfermedad.

Additional Information

You can use our content for your own productions while acknowledging the Creative Commons License:

Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0
https://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/deed.en

How to cite our content:
www.perio-tools.com / CC BY-NC-SA 4.0